LA LINDE, 3-2014.

El Estrato Impertinente:

 

UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA LA ALDEA DE OLLA

 

Ángel López García y Santiago López García 

 

 

 DSC 2670

La Aldea de Olla, un poblado imbricado en los montes de Portaceli, al pie de las estribaciones del Gorgo.

 

El paraje denominado “Olla” es un lugar ubicado en el interior de los montes de Porta-Coeli (Valencia-España). Concretamente a orillas del barranco, también denominado de Olla, y próximo a las laderas del monte Gorgo (907 m), el más alto de la zona. Pertenece al municipio de Marines, cuyo emplazamiento original se halla junto al barranco que lleva el nombre de los términos por donde pasa: de Gátova o de Olocau, y que aguas abajo se denomina del Carraixet.


El topónimo aparece citado en el siglo XIII en el Llibre del Repartiment (registro de las donaciones prometidas por el rey Jaume I ante la conquista del Reino de Valencia y expropiadas a la población musulmana) y continúa citándose así en la documentación posterior, cuando pertenecía a la baronía y posterior condado de Olocau. Según la opinión más generalizada éste proviene del árabe y designaba a “la alquería de arriba”.


Se da la circunstancia que dicho lugar es zona de contacto entre los ámbitos de lengua aragonesa (Gátova y Marines) y valenciana (Olocau, Serra, etc.), y por lo tanto la toponimia y el lenguaje autóctonos recogen esa realidad.


foto area

Parcelas de cultivo, montaña, poblamiento, caminos, acequias… formaban una unidad indivisible en un paisaje hasta bien poco sostenible y que desea volver serlo.


El botánico Cavanilles, en su famoso libro Observaciones sobre la historia natural, geografia, agricultura, del Reyno de Valencia, publicado en 1797, se refiere al lugar con estas palabras: “... por el mismo barranco, hacia el norte se halla el lugarcillo de Marines de 38 vecinos, y casi á igual distancia mas arriba la corta aldea de seis casas llamada la Olla, cercados de montes que permiten poco cultivo.”


Así mismo, este lugar es citado en otras publicaciones, como en el periódico “El Fénix” (semanario valenciano de literatura, artes, historia y teatro), en su número del año 1845, cuyo texto, trascrito por el actual cronista de Olocau, Ferran Zurriaga, dice: “Se forma de ocho casas, colocadas en una pequeña llanura en el promedio del monte. La parte baja esta reducida a una huerta, formando bancalitos que se riegan con el agua de la celebre fuente del Zaragatillo, y las laderas y altos se halla plantados de parrales, sostenidos por rodrigones y cuidados con el mayor esmero; de almendros, olivos, alcornoques, higuera y algún viñedo. Aquel rincón del mundo, sin otro camino que sendas por entre cumbres y precipicios, visitado sólo por cazadores y algún curioso, ofrece puntos de vista sumamente pintorescos....”.


Esta aldea y su huerta, así como los campos de secano adyacentes, tienen su origen en una torre de construcción andalusí, del siglo XI, a la que posteriormente se le añadió un edificio de dos alturas, construido en época medieval; y más tarde un poblado cuyos edificios están construidos con piedra del terreno (rodeno) y barro. La torre tendría un uso para vigilancia y almacén y está a unos pocos kilómetros del castillo denominado “del Real, del Águila, o de Alí Maimó”, de cuyo sistema defensivo formaría parte. Está construida en tapial, su base está ataluzada, y su parte alta está desmochada desde hace mucho tiempo.


plano

Detalle del plano de localización del Plano Geométrico de la ciudad de Valencia llamada del Cid, 1831, donde se ubica la aldea de Olla junto a los pueblos vecinos de Marines y Olocau y la Cartuja de Porta-Coeli.

 

 

DSC 2694 

DSC 2739

Torre de Olla y Castillo del Real. La torre medieval de la Alquería de Olla fue el centro de este hábitat islámico integrado en el hisn representado por el Castillo del Real.

 

 

La aldea siguió ocupada por moriscos hasta su expulsión, a principios del siglo XVII, siendo un lugar aislado y de pobre economía, sólo frecuentado por pastores procedentes de Teruel, con sus rebaños trashumantes y por los transeúntes del cercano paso entre las cartujas de Porta-Coeli y de Vall de Crist.


Tras quedar abandonado, el conde y señor del Valle de Olocau volvió a intentar su repoblación, muy dificultosa por lo abrupto y pobre del lugar.


A partir del siglo XVII estuvo habitada normalmente y a finales del siglo XVIII se rehabilitó parte de la “casa grande” (o casa de los moros). Esta situación se mantuvo aproximadamente hasta 1915, momento en el que los últimos habitantes estables (una pareja de ancianos) tuvieron que marchar a Marines (viejo), tal como relata el erudito local, Rafael Deltoro Escrig. A partir de entonces, sólo fue habitada de forma temporal con motivo de la realización de trabajos agrícolas.


Aún así, según Rafael Deltoro “en el padrón de edificios y solares del año 1936 se cita que habitaban unas 25 personas en las casas de Olla”.


Se tiene constancia de que en la década de 1940 y 50 residían algunas personas en Olla, entre ellas la Sra. Amparo, conocida como “Juanita” o “la Tía Pelá”, donde criaba sus gallinas y vendía los huevos en Serra, atravesando para ello los montes por estrechas sendas, tal como relatan sus descendientes.


Posteriormente, en 1957, con motivo de las torrenciales lluvias de octubre que desembocaron en la “riada”, se produjo un alud sobre una parte del pueblo de Marines que arrasó varias casas, falleciendo cinco personas, y como consecuencia el gobierno decidió el traslado del pueblo a un nuevo emplazamiento, en tierras de los términos municipales de Llíria y Olocau, mientras una parte importante del término municipal fue dedicado a usos militares.

 

01

La Casa Grande con la torre islámica al fondo.

 

Tras el traslado de los habitantes de Marines al nuevo emplazamiento, los del vecino pueblo de Gátova fueron adquiriendo propiedades en Olla y partidas próximas. Entre los nuevos pobladores, destacó el Sr. Pascual S. R., que aunque tenía casa y familia en Gátova, pasaba la mayor parte del tiempo en Olla, desplazándose con su carro, tirado por una mula. Allí adquirió poco a poco parcelas, así como algunas casas y corrales, y era un gran conocedor de la sierra y de sus habitantes.

DSC 3395 thumb21

En aquellos años seguía frecuentando la zona un rebaño procedente de la sierra de Albarracín (Teruel), como lo venían haciendo tradicionalmente desde siglos atrás.

 

 

 

 

 

 

Ejemplo de rebaño de ovejas de raza aragonesa habitual en los montes de Porta-Celi hasta hace unas décadas. Foto publicada ehttp://naturaxilocae.blogspot.com.es.

 

Las personas que mantenían la actividad agropecuaria de Olla eran personas mayores de Gátova, Marines y alguna de Olocau, pero la falta de rentabilidad del sector y el paso del tiempo provocaron el progresivo abandono de los cultivos, dadas las reducidas dimensiones de las parcelas y su difícil mantenimiento, a causa de su orografía montana.

 A partir de 1976 entablamos contacto con el Sr. Pascual, quien nos animó a compartir el cuidado de Olla. Nos integramos en los usos y costumbres del lugar y fuimos uno más entre los pequeños copropietarios que cultivaban y mantenían la aldea y su huerta, el secano y la red de caminos y acequias.


No obstante, la precariedad de las construcciones, el envejecimiento de los anteriores propietarios, el incremento de los robos y el expolio de todo tipo, afectaron negativamente al mantenimiento de la aldea y su entorno. En ese momento solo se podía acceder a Olla a través de una senda que la conectaba con Olocau y de una pista forestal, abierta sobre una antigua senda, procedente de Marines.


Esta época duró hasta los años 90, momento en el que el Sr. Pascual, dada su avanzada edad, abandonó su residencia en Olla, por lo que ésta dejó de estar habitada, si bien su familia siguió manteniendo, en la medida de sus posibilidades, la actividad agraria.


Un hecho que ha tenido un gran impacto ha sido la declaración, en enero de 2002, del Parque Natural de la Sierra Calderona, topónimo éste que sólo corresponde a un paso natural existente en la otra vertiente de la sierra, por la zona de Gilet, pero cuyo uso se ha generalizado para designar a toda la sierra, cuya denominación tradicional es la de montes de Porta-Celi.


Como consecuencia de su calificación como parque natural se destinaron por la Administración Pública diversos fondos para la apertura de pistas, así como para la construcción de una balsa contra incendios, junto al barranco de Olla y frente al poblado, desviando a tal fin la totalidad de las aguas que regaban la huerta de Olla y su entorno, con la sorpresa de los usuarios. Dicha balsa fue construida en enero de 2007 y desde ese momento se cortó el riego a la huerta. El paso de los años ha evidenciado que esta actuación ha provocado una degradación de la variedad botánica y zoológica que hasta entonces tenía el lugar.


La apertura, hacia el año 2000, del nuevo tramo de la pista que conecta la que llega a Olla desde Marines, abierta en las décadas de 1940 y 1950, con la pista que desde Olocau llegaba al collado, ha facilitado la circulación de vehículos de toda clase y ha propiciado que sea una ruta muy frecuentada también por ciclistas de montaña y excursionistas.


IMG 0018

Balsa contra incendios que recoge las aguas del barranco de Olla y antes regaban las huertas de Olla.


El acentuado deterioro de Olla y su entorno ha provocado que la situación actual haya llegado a ser tan crítica que algunos de los actuales propietarios -y conservadores de las características etnográficas, culturales e históricas del lugar- se han decidido a poner en marcha una iniciativa novedosa para intentar salvaguardar, y poner en valor, este peculiar conjunto, aunando las iniciativas de diversos colectivos (arqueólogos, bio-constructores, agricultores, etc.) en un proyecto común. Para ello han aprovechado el impulso que ha supuesto para la zona la redacción Plan Estratégico Territorial, elaborado por la Universidad Politécnica de Valencia, e impulsado por los Ayuntamientos de la zona central-sur de la Sierra Calderona, con el fin de emprender la rehabilitación y puesta en valor del paraje de Olla y de su área de influencia: Plan Territorial Estratégico Área Centro-Sur de la Sierra Calderona, 2014. Dirección Juan José Galán Vivas. Universidad Politécnica de Valencia. Además: Proyecto Piloto de rehabilitación y reactivación de la Aldea de Olla. 2014. Alfonso Fernández Morote. Universidad Politécnica de Valencia.


Sin embargo, el hecho de haber conseguido aglutinar en torno a este proyecto a un equipo multidisciplinar, experimentado y entusiasta, hace que alberguemos esperanzas en que esta iniciativa saldrá adelante y que podamos en un futuro mantenerles al corriente de nuestros avances...


La tarea no va a ser fácil, ya que se trata de una iniciativa pionera, novedosa y compleja, con un horizonte a largo plazo, que intenta aunar y hacer compatibles una serie de intereses complejos -públicos y privados- que pretenden, por una parte, el respeto y la preservación del legado histórico y etnográfico y, por otra, la adecuación de este peculiar conjunto a los tiempos y necesidades actuales, poniendo al día las técnicas pero también los objetivos, incardinados en una realidad social muy diferente a la que existía hace unas pocas décadas.



06

Trabajos de piedra en seco para la recuperación de los corrales de Olla. 

 

 

DSC 2671 

La aldea y el territorio en el que se ubica, por sus valores históricos, etnográficos, paisajísticos y naturales, es un legado patrimonial que no podemos perder.

 

 

DSC 2684 

La entrada a Olla nos hace retroceder muchos siglos atrás, cuando eran frecuentes aquellos poblados de montaña habitados por moriscos.

 

 

DSC 2700 

Los últimos años no han sido buenos para la aldea. El abandono, los contínuos robos, el pillaje y la expoliación de materiales de construcción han causado un rápido deterioro de las estructuras de hábitat, así como de todo el entorno paisajístico, provocando la aparición de montañas de escombros donde, hasta hace muy poco, había casas y corrarles en perfecto estado.

 

DSC 2691

DSC 2735

DSC 2683

DSC 2737

DSC 2730

 

 

Equipo del Proyecto para la rehabilitación y reactivación de la Aldea e Olla


- Ángel López García
- Santiago Lóez García
- Colectivo Proyecto Aliaga: Alberto Araico, Carlos Martín, Luis Contreras, ...
- Alfonso Fernández Morote, arquitecto, Silvia Bronchales Alegre, arquitecta
- Paloma Berrocal Ruiz, arqueóloga
- Víctor M. Algarra Pardo, arqueólogo

 


Bibliografía


DELTORO ESCRIG, R., 2002: Marines. Historias de un pueblo. Diputació de Valencia. 2002.
SOLER, A. y YAGO, R., 2004: Marines. Geografia, historia, patrimonio. Ajuntament Marines.
ZURRIAGA I AGUSTÍ, F., 2002: Rondalles i llegendes de la muntanyes de Portaceli.
ZURRIAGA I AGUSTÍ, F., 2013: "Itinerari a l'Alqueria d'Olla". Revista Mirades al Camp del Túria. Institut d'Estudis Comarcals. nº 4/5. Pàgs. 163-169.

 

 

Vuelta al Índice


Deja tus comentarios

0
Faltan claves reCAPTCHA
terminos y condiciones.

Gente en la conversación

  • Invitado (Paco)

    Magnífico trabajo.
    Hace casi 50 años que conozco el poblado y me resulta muy grato saber que hay un colectivo de personas que se preocupan por su recuperación.
    Recuerdo que a finales de los 90 se hizo un buen trabajo de restauración de todas las canalizaciones de agua desde la balsa del nacimiento hasta el abrevadero del camino, la balsa de la higuera y las canalizaciones que circulaban hasta las mismas casas.
    Apenas duró la rehabilitación ya que con la construcción de la balsa para recogida de agua y suministro en caso de incendios, se destruyó la acequia original y el mismo abrevadero, dejándolos inutilizados con una goma en su interior para la conducción del agua.
    Siempre me he preguntado - y he preguntado a los mismos técnicos del parque - si no se hubiese podido llevar la goma por dentro del barranco y mantener el uso de un sistema de regadío que tenía más de 500 años de historia y que la misma Conselleria se había ocupado de recuperar. Nunca me ha sabido contestar nadie.
    Espero que ustedes puedan recuperar algo de la Historia (con mayúsculas) de este sitio tan peculiar y que tanto hemos querido y queremos.
    Personalmente, ofrezco mi ayuda en lo que pueda servir.
    Un saludo y ... muchas gracias.

  • Hola Paco
    Muchas gracias por tus comentarios, en nombre de la dirección de La Linde y de los autores del artículo, Ángel y Santiago. Esperamos que pronto se puedan llevar a cabo actuaciones en Olla que permitan recuperar, como tu bien dices, este conjunto de altísimo valor no sólo histórico, sino también paisajístico y medio ambiental. Te mantendremos informados de los avances que se vayan realizando.
    Saludos

  • Buenos días,

    Mi nombre es Leyre, soy de Valencia y un grupo de personas (enlace del grupo de facebook en página web) y yo estamos buscando aldeas abandonadas por la zona para participar de un proyecto ecológico y en el que poder trabajar para ser autosustentable. No se si es esta vuestra filosofía... En cualquier caso me gustaría que nos dierais información acerca de las bases de vuestro proyecto, ¿tenéis alguna página o grupo para poder entrar?

    Muchas gracias compis,

    Espero vuestra respuesta!

    Saludos!
    Leyre.

    de Valencia, Valencia, Spain
Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com