LA LINDE, 8-2017

Nos interesamos por:

M. Dolores López. Universitat de Barcelona

Karen Álvaro. Universitat de Barcelona

Esther Travé. Universitat de Barcelona

RESUMEN.- El Grupo de Investigación en Arqueología Medieval y Post-Medieval de la Universidad de Barcelona (GRAMP-UB) tiene una trayectoria de más de treinta años en el campo de la investigación y docencia en arqueología medieval y post-medieval. En este artículo presentamos un balance de los trabajos realizados hasta la actualidad y de las perspectivas de futuro de las tareas que desarrolla nuestro grupo, prestando especial atención al estado de la cuestión de las distintas líneas de trabajo del equipo y los principales resultados con los que ha contribuido nuestro grupo. Nuestra preocupación por la integración de la información procedente de las fuentes escritas y materiales constituye una aportación fundamental para la arqueología histórica en el periodo que nos ocupa.

PALABRAS CLAVE.- Arqueología medieval, metodología, innovación, gestión de datos, experiencia docente, excavaciones.

ABSTRACT.- The Team behind the investigations on medieval and post-medieval archaeology at Barcelona’s University (GRAMP-UB) has more than thirty years of trajectory in the field of investigation and teaching about medieval and post-medieval archaeology. In this article we present a balance of the projects made to date and the prospectives of future for the work that our group develops, paying special attention to the state of the different lines of work for this team and the main results with which we have contributed. Our preoccupation for the integrity of the information coming from the written and material sources constitutes a fundamental input for the historical archaeology throughout the period that we deal with

KEY WORDS.- Medieval Archaeology, Methodology, innovation, data management, teaching experience, excavations.

Introducción

El Grupo de Investigación en Arqueología Medieval i Post-Medieval de la Universidad de Barcelona (GRAMP-UB) es un grupo reconocido por la Generalitat de Catalunya con una trayectoria sólida y una experiencia dilatada en el tiempo cuyos orígenes se remontan al propio nacimiento de la arqueología medieval como disciplina en Cataluña. Los trabajos iniciales de pioneros en la materia como Alberto del Castillo y Manuel Riu contribuyeron a la formación de una primera generación de arqueólogos medievalistas que empezaron a desarrollar su tarea profesional en un contexto de incipiente regulación y normalización de los asuntos referentes a la arqueología y patrimonio tras un periodo largo de vacío legal. Rodeados de colaboradores y estudiantes, a menudo con mucha más voluntad e ilusión por conocer el pasado que formación específica, A. Castillo en tierras castellanas y posteriormente M. Riu en el Berguedà y las comarcas de la Cataluña central pusieron en marcha una práctica arqueológica cuyos principios y metodología se fueron diseñando a partir de la experiencia adquirida con el trabajo cotidiano.

Con estas bases empezó a tomar forma un equipo de trabajo integrado por distintos profesores y doctorandos del extinto Departamento de Historia Medieval, Paleografía y Diplomática de la Universidad de Barcelona que, a finales de los ochenta, consolidó sus bases como grupo de investigación y así se presentó a las primeras convocatorias de SGR promovidas por la Generalitat de Catalunya, obteniendo reconocimiento y financiación. Casi treinta años después nos encontramos en condiciones de hacer balance del trabajo realizado hasta ahora, que ha progresado en una doble línea de investigación y docencia y que ha constituido la cuna de un número considerable de investigadores que actualmente desarrollamos nuestros trabajos en el campo de la arqueología medieval, desde distintas universidades españolas y el sector privado.

Desde entonces, nuestro trabajo se centra en el estudio de las fuentes materiales para el periodo medieval y post-medieval con el afán de construir un relato histórico integral que supere la tradicional dicotomía entre fuentes escritas y materiales que no hace sino entorpecer el avance de la investigación histórica. En las páginas que siguen, pretendemos exponer una síntesis de nuestra trayectoria, nuestros orígenes y las principales líneas de investigación que hemos desarrollado y que en la actualidad articulan nuestros programas de trabajo, así como los resultados de las mismas, que se manifiestan en los proyectos de tesis doctoral que se han llevado a cabo, las numerosas publicaciones que han contribuido a divulgar nuestro trabajo y el impacto de los mismos en nuestra tarea docente. La investigación desarrollada a lo largo de tres décadas contribuyó al diseño e impartición de distintas asignaturas de la licenciatura de Historia y sucesivos programas de doctorado y máster, y que en la actualidad forman parte del Grado de Arqueología que ofrece la Universidad de Barcelona.

Lejos de hacer una relación exhaustiva de individuos y publicaciones, nuestro objetivo busca hacer un balance global de nuestra trayectoria, haciendo especial hincapié en las líneas generales que mueven nuestra investigación y los planteamientos metodológicos que han surgido de la experiencia y que nos han permitido enriquecer nuestra tarea docente. Desde su consolidación en los años noventa, desde el GRAMP-UB hemos reivindicado especialmente la capacidad de trabajar en equipo mediante el apoyo mutuo a los distintos proyectos vigentes y el trabajo colaborativo. Todo ello ha contribuido a reforzar un cierto sentido de pertenencia que nos permite a miembros de formación, trayectoria e intereses distintos a trabajar juntos en un entorno interdisciplinar a favor del conocimiento histórico y arqueológico dentro y fuera del entorno universitario.

La consolidación del Grupo de Investigación en Arqueología Medieval y Postmedieval de la Universidad de Barcelona

Si bien ya hemos comentado que los orígenes del grupo se remontan a los trabajos de excavación arqueológica impulsados desde el Departamento de Historia Medieval, Paleografía y Diplomática de la Universidad de Barcelona, el afianzamiento del grupo de investigación como tal se debe a una segunda generación de investigadores que, con un marco legal ya definido, tanto para las tareas de intervención arqueológica a través de la Ley de Patrimonio como para el reconocimiento y financiación de grupos de investigación (SGR), contribuyeron a diseñar los objetivos que llevaron al equipo a su consolidación. Nos referimos a José I. Padilla e Imma Ollich, que defendieron sendas tesis doctorales a principios de los ochenta.

Con ellos se reforzaron dos de las principales líneas de investigación de nuestro grupo entorno a la cerámica y los procesos productivos y la arqueología experimental. El estudio de los hornos de Casampons (Padilla 1983) inició una fructífera vía de investigación sobre los alfares medievales que permitió la excavación del alfar de Cabrera d’Anoia en colaboración con Jacques Thiriot, perteneciente al Laboratoire d’Archéologie Médiévale Méditerranéenne (Université d’Aix-en-Provence-CNRS). También en este periodo se llevó a cabo una intensa actividad de trabajos de campo. Entre 1987 y 1990 J. I. Padilla ejerció como profesor titular en la Universitat de Lleida y desde allí llevó a cabo excavaciones en el Alto Pallars: en el despoblado medieval de Sant Miquel de la Vall o en el conjunto arqueológico de València d’Àneu, reforzando así una línea de estudio centrada en la organización del espacio y la articulación del territorio en los altos valles del Pirineo Central.

Vista del alzado del Obrador 3 del yacimiento de Cabrera d’Anoia.
En esta fotografía, realizada en 2009, pueden apreciarse aún los restos de rubefacción de la pared de granitoide, en la que se advierte el recorte de una estructura de combustión.

Por otro lado, desde 1976 se vienen realizando trabajos arqueológicos continuados en el Poblado Ibérico y Medieval de l’Esquerda, cuya dirección corre a cargo de I. Ollich para el sector medieval y post-medieval del yacimiento. Además de un yacimiento excepcional, l’Esquerda ha sido un magnífico laboratorio para el diseño e implementación de la arqueología experimental en Cataluña, con un gran número de proyectos financiados, y un equipo investigador multidisciplinar que se integró en el GRAMP-UB en su periodo de consolidación y reconocimiento. El regreso de J. I. Padilla a la Universidad de Barcelona y su incorporación definitiva al Departamento de Historia Medieval, Paleografía y Diplomática fueron definitivos para la puesta en marcha de un grupo de investigación que se convertiría en un referente de la arqueología medieval en nuestro país.

La experiencia y trayectoria del equipo permitieron su consolidación a partir de 1996 a partir de la primera convocatoria de ayudas SGR de la Generalitat de Cataluña. El objetivo general de este programa fue proporcionar apoyo, un marco legal y financiación a los grupos de investigación que en aquel momento trabajaban en distintas áreas científicas con el fin de reconocer y promover una investigación de calidad, la transferencia del conocimiento y la internacionalización de las actividades científicas. Desde entonces, el GRAMP-UB ha sido reconocido a lo largo de cinco convocatorias quinquenales o cuatrienales más recientemente, primero bajo la dirección de M. Riu y posteriormente de J. I. Padilla hasta su fallecimiento repentino en 2012.

A lo largo de este periodo, se potenciaron numerosas excavaciones que continuaron la investigación en el área pirenaica y en L’Esquerda, y que ampliaron el radio de acción del grupo con las campañas realizadas en los castillos de Mendikute y Ausa-Gaztelu (Figs. 2 – 4), en el País Vasco, o en el Palà Vell de Coma (Cardona, Barcelona). El estudio del poblamiento y el territorio no quedó circunscrito al Pirineo catalán puesto que en este periodo se firmaron algunos convenios con la Junta de Castilla y León y el Comunero de Revenga que permitieron retomar los antiguos trabajos que había llevado a cabo A. del Castillo en el valle del Arlanza y se realizaron trabajos exhaustivos de topografía de las antiguas necrópolis conocidas y de otras recientemente descubiertas. Todo ello permitió la consecución de un proyecto financiado para el estudio del origen de la red aldeana en el Alto Arlanza, que J. I. Padilla ya no pudo concluir y que se llevó a cabo bajo la nueva dirección de M. Dolores López.

Vista de los trabajos de excavación realizados en Ausa Gaztelu (Zaldibia, Gipuzkoa)
Vista de los trabajos de excavación realizados en Ausa Gaztelu (Zaldibia, Gipuzkoa), con la Sierra de Aralar al fondo.
Vista de los restos de la fortaleza de Ausa Gaztelu durante las campañas de intervención llevadas a cabo desde el GRAMP-UB.

En paralelo, M. D. López había contribuido a diseñar y consolidar una línea de investigación de nuestro grupo centrada en el análisis del espacio mediterráneo y sus relaciones con el mundo musulmán. En este sentido, se había reforzado la composición del equipo a través de la incorporación no únicamente de arqueólogos sino también de documentalistas, en un esfuerzo por integrar las fuentes escritas y materiales para el conocimiento de la historia. Esta idea de aproximación global a las fuentes y de diseño de metodologías propias que permitieran dicha integración ha estado permanentemente presente en la idea del grupo (Ollich 1988) y ha dado pie a distintos trabajos de investigación (Torrabadella 2000, Llop 2003, Mauri 2006). En los últimos años, bajo la dirección de M. D. López, el grupo ha retomado los trabajos de excavación en el Alto Arlanza centrados en las formas de hábitat y explotación del territorio, ha consolidado cuatro líneas de investigación definitorias del mismo y ha continuado las tareas de excavación arqueológica en los yacimientos de Revenga, l’Esquerda, Santa Creu de Rodes y Santa Margarida.

Este último yacimiento ha constituido durante muchos años otro espacio privilegiado para la formación de arqueólogos y el diseño de metodologías punteras en arqueología medieval. En colaboración con distintos miembros del GRAMP-UB, la Universidad Autónoma de Barcelona, el Centre d’Estudis Martorellencs i la empresa Sistemes de Gestió de Patrimoni, los trabajos en Santa Margarida han contribuido al diseño de un sistema propio de gestión de la información arqueológica que parte de las investigaciones en aspectos metodológicos de muchos de los miembros del equipo y que tiene una proyección de futuro de largo alcance.

Líneas de investigación desarrolladas y procesos de internacionalización

Nuestro grupo de investigación ha centrado los trabajos en las últimas décadas en cuatro líneas de investigación fundamentales, que arrancan de la propia trayectoria investigadora de sus miembros y que, año a año, adquieren más o menos peso específico en función de los proyectos de investigación vigentes, pero que constituyen las pautas fundamentales que orientan nuestro trabajo desde sus orígenes. Entre ellas se cuentan (1) el estudio de la cerámica histórica y los procesos productivos, (2) el análisis de las formas de asentamiento, el análisis del territorio y el paisaje, (3) la historia del Mediterráneo, desde un punto de vista interdisciplinar e internacionalizado, y (4) la arqueología experimental.

El estudio de la cerámica y procesos productivos

El estudio de las cerámicas históricas ha constituido durante muchos años la línea prioritaria de nuestro grupo de investigación y aún se mantiene vigente en la actualidad. Los estudios ceramológicos en clave arqueológica se inician en nuestro grupo entorno al análisis de las cerámicas reductoras de uso culinario, las denominadas cerámicas grises, a raíz de la excavación a finales de los años cincuenta por parte del Dr. Alberto del Castillo de un sector limitado del alfar de cerámica gris de Casampons (Berga, Barcelona), cuyo estudio cristalizó en la tesis doctoral de quien fue nuestro director, José I. Padilla (1983, 1984). El panorama de las investigaciones a finales de los setenta y principios de los ochenta presentaba un importante vacío en el conocimiento de estas producciones, especialmente en relación con los centros de producción. Los trabajos del GRAMP-UB han contribuido de manera continuada a lo largo de los últimos treinta años a solventar algunas de estas carencias. Desde la excavación de los hornos de Casampons hasta las intervenciones programadas en el alfar de Cabrera d’Anoia a finales de los ochenta (Travé 2009), los trabajos en este campo se habían limitado al estudio de alguna instalación aislada como el taller ilerdense de Santa Creu d’Ollers (Riu 1972) o el horno de Sant Fost de Campsentelles (Barcelona) (Riu 1990).

En este campo de estudio, debemos constatar de modo específico la existencia de tres coyunturas científicas: Por un lado, un impulso inicial de estos estudios, seguido de un periodo de cierto letargo, y de nuevo un proceso de revisión y relanzamiento de la investigación desde una óptica renovada en la que los trabajos de arqueometría han jugado un papel destacado y en la que nuestro grupo ha jugado un papel decisivo. El punto de partida de esta línea de investigación se halla intrínsecamente vinculado con el nacimiento de la arqueología medieval en Cataluña alrededor de los años sesenta. La aparición de este tipo de materiales cerámicos, desconocidas hasta el momento, en contextos medievales generó en un primer momento una cierta confusión y suscitó un interés inicial por atribuirles cronologías precisas (Padilla 1995). Esto abrió un campo de estudio muy amplio en el que fue posible clarificar las cronologías y rasgos generales de estos materiales a medida que la consolidación de la arqueología medieval como disciplina permitía descubrir nuevos conjuntos arqueológicos como monasterios, mansos o necrópolis que, por un lado confirmaban la cronología medieval de estos materiales y corroboraban su preponderancia casi exclusiva en estos centros preferentemente rurales.

De la mano del Dr. Riu, se llevaron a cabo numerosos trabajos de excavación en los yacimientos de Vilosiu (Castillo 1965), Sant Llorenç de Morunys (Riu 1971), la necrópolis de Santa Creu dels Joglars (Padilla 1982), el poblado de Sant Esteve de Caulers (Riu 1975a), el monasterio de Sant Sebastià del Sull (Riu 1984a, 1985 y 1987) o el poblado de pastores de Roc de Palomera (Riu 1975b) y Sant Miquel de la Vall. La gran cantidad de materiales recuperados dio lugar durante los primeros ochenta a las primeras publicaciones de síntesis y balance de los estudios realizados hasta el momento, siendo el volumen específico (Riu 1984b) amparado por nuestro grupo un hito significativo. Por desgracia, los diez o quince años siguientes no fueron especialmente fructíferos en este campo, más allá de las publicaciones rutinarias en relación con proyectos de investigación arqueológica vigentes, pero sin entrar más allá en los análisis de los problemas de base. De este modo, a mediados de los noventa se ponía de manifiesto que los avances anunciados en el estudio de la cerámica gris no habían tenido lugar (Padilla 1995).

Representación de las principales formas de cerámica gris identificadas en el Alfar de Cabrera d’Anoia

El GRAMP-UB ha sido protagonista del nuevo impulso que ha tomado el estudio de estas producciones en los años recientes, a partir de la realización de un proyecto de investigación llevado a cabo entre los años 2007 y 2010, titulado El Alfar medieval de Cabrera d’Anoia: Balance actual de las investigaciones arqueológicas y de laboratorio (HUM2007-61551) y que cristalizó en una tesis doctoral al respecto (Travé 2009). Este supuso un punto de partida para acometer el análisis de la cerámica gris desde una óptica renovada e interdisciplinar, en donde el estudio analítico tantas veces reclamado en el pasado ha dado lugar a resultados de largo alcance y un conjunto numeroso de publicaciones (Travé et al. 2014a, 2014b, 2014c).

Microfotografías de los principales grupos de fábrica identificados para las producciones de cerámica gris en centros catalanes

El análisis de las cerámicas históricas y los procesos productivos no se ha limitado exclusivamente ni a la cerámica en general ni a la cerámica gris en particular. Actualmente nuestro grupo está llevando a cabo el análisis de un conjunto excepcional recuperado en las excavaciones de La Fonería (C/Giralt – C/Fonollar, Barcelona), yacimiento así denominado por haber constituido la sede del antiguo gremio de fonedors en el barrio de Ribera de la ciudad de Barcelona. Las cerámicas procedentes de este yacimiento constituyen una muestra privilegiada de las principales series de la transición entre los siglos xiv – xv y atestiguan el cambio social entre la baja edad media y el renacimiento y sus manifestaciones en la cultura material del momento. Producciones de Verde y Manganeso, Azul Cobalto y series polícromas algo más tardías, así como un amplio espectro formal y funcional de cerámicas utilitarias con vedrío constituyen los principales volúmenes en estudio, de los cuales ya se han presentado algunos resultados (Álvaro et al. 2015). El estudio de los procesos de producción se hace extensivo también a otros materiales arqueológicos como los metales. En esta línea el grupo cuenta con una tesis doctoral en preparación acerca del material de hierro de los yacimientos de Ausa Gaztelu y Mendikute (Albitzur, Guipúzcoa).

La arqueología del paisaje y los estudios de territorio y poblamiento

El estudio de los procesos de asentamiento en época altomedieval, la organización del territorio y la arqueología del paisaje, también han tenido una continuidad en el GRAMP-UB y actualmente constituyen una de las líneas de trabajo prioritarias entorno a los sistemas de poblamiento en la cuenca alta del río Arlanza (Burgos). Desde principios de los noventa, nuestro grupo desarrolla esta línea de trabajo a través de distintas actuaciones arqueológicas con el objetivo principal de estudiar las diferentes transformaciones y procesos que sufren los diversos ámbitos territoriales en relación con los procesos de ocupación, asentamiento, explotación y jerarquización del territorio.

En la actualidad los trabajos se centran en los yacimientos altomedievales del valle del Arlanza y la investigación se dirige a intentar dar respuesta, en la medida de nuestras posibilidades, a las múltiples cuestiones referentes al estudio del poblamiento altomedieval en esta zona, que sigue vinculado casi en exclusiva al análisis que deriva de una visión difusa de las necrópolis rupestres. Los problemas de visibilidad que plantean los testimonios materiales de estos asentamientos han provocado, como ha sucedido en otros territorios, que el análisis arqueológico tradicional haya quedado focalizado en el estudio exclusivo de los elementos funerarios, por lo que se dispone, en realidad, de un registro parcial y claramente deficitario de las evidencias de la red aldeana, con dificultades notables de cronología.

En este sentido se ha llevado a cabo un proyecto de investigación entre los años 2014 – 2016 titulado La formación del paisaje medieval: el origen de la red aldeana en el Alto Arlanza (HAR2012-33673) y dirigido por la Dra. M. Dolores López. Este proyecto que tiene continuidad en las excavaciones del yacimiento de Revenga, actualmente en curso, ha aportado  nuevos datos a partir de la integración de un registro arqueológico que permite evaluar la distribución y morfología de las evidencias de las estructuras de hábitat, definir la secuencia temporal de estos asentamientos y analizar la composición de las estructuras domésticas, dando respuesta a algunas de las múltiples incógnitas existentes aún hoy día (López et al. 2016a, Padilla y Álvaro 2012, 2013). Un primer balance del estado de la cuestión y el planteamiento de una nueva estrategia de investigación respecto del estudio de las necrópolis altomedievales y sus logros y carencias en relación con el análisis de los procesos de poblamiento fue presentado en una tesis doctoral sumaria que ha constituido la base de nuestro trabajo posterior (Álvaro 2012). Las tareas más recientes han dado a conocer los espacios de hábitat en el yacimiento de Revenga y su distribución y los resultados preliminares sugieren una cronología algo más temprana que la tradicionalmente asumida para estos asentamientos (López et al. 2016a).

Vista general del yacimiento de Revenga, tras la excavación de uno de los sectores de poblamiento estudiados.
Pueden apreciarse los rasgos del suelo rocoso, cuya talla sistemática permitió acondicionar el espacio para el asentamiento de construcciones sencillas preferentemente de materiales perecederos.

Esta línea de investigación no se ha desarrollado de manera exclusiva en el entorno montañoso del Sistema Ibérico. Hace algunos años, desde nuestro grupo se llevó a cabo un análisis de la configuración del paisaje en el antiguo territorio del condado de Barcelona en los siglos x y xi, con un fuerte planteamiento metodológico de base (Mauri 2006). Dicha conceptualización ha constituido un revulsivo para los trabajos de nuestro grupo en su vertiente metodológica, que tendremos ocasión de comentar más adelante. Asimismo, la investigación en el ámbito territorial, desde la óptica poliorcética, ha tenido lugar recientemente en el Poblado Ibérico y Medieval de l’Esquerda (Roda de Ter, Barcelona), gracias también a un proyecto de investigación financiado (Sistemes defensius a la primera frontera carolíngia al sud dels Pirineus… HAR2012-36497) y a partir de los trabajos de los Dres. Imma Ollich y Albert Pratdesaba (Pratdesaba 2015). En relación con esta línea de territorio y con los procesos de cristianización del espacio, tema que también constituye un eje fundamental de las investigaciones actuales en el Alto Arlanza, se enmarcan las excavaciones en el yacimiento de Santa Margarida (Martorell, Barcelona), cuya continuidad de poblamiento entorno a una iglesia paleocristiana del siglo IV constituye un eje vertebrador de un territorio que se constituye como una de las principales vías de paso que comunican la ciudad de Barcelona con la Península Ibérica a través de la antigua Via Augusta, y posteriormente del Camino Real de época feudal, que vertebra el territorio hacia el interior en dirección a Lleida (Vives 2007).

Arqueología Experimental

La vinculación del yacimiento de L’Esquerda y su directora, la Dra. Imma Ollich, con nuestro grupo ha permitido constituir otra línea de investigación que se ha desarrollado de manera continuada. La arqueología experimental pretende comprobar de forma empírica las hipótesis interpretativas establecidas a partir de la observación y análisis de la evidencia arqueológica, validarlas o formular otras nuevas a partir de una metodología rigurosa mediante la cual se ponen en práctica distintos procesos (agrícolas, productivos, constructivos, etc.) susceptibles de haber sido empleados por las comunidades del pasado.

La disciplina como tal, nació en la Butser Ancient Farm de Hampshire (Inglaterra) de la mano del Dr. Peter J. Reynolds, quien fue su fundador y director. A partir de la colaboración directa de distintos miembros del yacimiento de L’Esquerda con la Butser Ancient Farm mediante la realización de proyectos de investigación conjunta, ésta se ha convertido en una línea a destacar del GRAMP-UB. En dicho yacimiento se desarrolla el proyecto LEAF de arqueología experimental, financiada de manera continuada a partir de cinco proyectos del Ministerio de Educación y Cultura desde 1991. Con un área íntegramente destinada a estas investigaciones, el espacio tiene una función de museo al aire libre y en él se realizan actividades de difusión del conocimiento generado por la investigación experimental.

Entre todos los trabajos de experimentación llevados a cabo, sin duda el estudio agrícola constituye el más destacado, cuya repercusión alcanza también a las actividades docentes llevadas a cabo por el GRAMP-UB. A lo largo de más de 20 años de experimentación, se han llevado a cabo campañas agrícolas anuales en cuatro campos de cultivo experimental, en temporadas de otoño y primavera, en donde se recrean las técnicas de cultivo medievales a partir de una rotación trienal de cereal, leguminosas y barbecho y un campo de rotación bienal de cereal y barbecho. Se realizan asimismo estudios comparativos de rendimiento agrícola en tierras abonadas y no abonadas, entre otros (Ollich et al. 2013a y 2013b).

Historia del Mediterráneo

El estudio de la historia del Mediterráneo se enmarca en una cronología medieval y moderna  que exige el desarrollo de una investigación interdisciplinar en donde prevalezca un diálogo enriquecedor y una gestión integrada de las fuentes documentales y arqueológicas. Esta línea de investigación se incorpora a los ejes principales del grupo a partir del año 2000 y de la trayectoria profesional de su actual directora. La investigación se inscribe en un marco de trabajo y cooperación en el ámbito mediterráneo y el objeto de estudio principal son las sociedades europeas y sus relaciones culturales y económicas con el mundo musulmán, desde una perspectiva diacrónica y transversal. En este sentido, el enfoque de esta línea de investigación parte de la necesidad de abordar aquellas expresiones históricas y arqueológicas de los paisajes culturales y sus relaciones euro-islámicas planteadas desde una perspectiva económica, social y cultural, con la finalidad de realizar una historia integrada del Mediterráneo y desde el Mediterráneo en clave interdisciplinar.

Esta necesaria interdisciplinariedad parte de la constatación de una tendencia excesiva hacia la especialización, muy presente en nuestra área, por lo que el grupo aboga por  crear nuevos espacios de investigación que nos permitan integrar diferentes líneas de análisis desde un diálogo multidisciplinar que permita integrar las fuentes escritas y documentales. Las migraciones mediterráneas, desde ópticas y perspectivas distintas, se manifestaron como una línea de investigación común e innovadora, cuya complejidad precisaba y sugería una estrecha colaboración entre historiadores de “ambas orillas mediterráneas”, del norte y del sur del Mediterráneo. Esta necesidad de conocer, de avanzar de una forma conjunta en el análisis de los movimientos de población en el Mediterráneo determinó en el año 2000 la creación de un equipo de investigadores, pertenecientes a diferentes instituciones nacionales e internacionales, que se integraron como colaboradores del GRAMP-UB, un equipo que, por otro lado, no ha dejado de acrecentarse durante estos últimos años.

En la actualidad, los objetivos de esta línea de investigación, financiada a través de un proyecto I+D [Mercados y espacios económicos en el Mediterráneo occidental: la formación de un entorno internacional de comercio europeo en el tránsito a la Modernidad HAR2015-65285-R] se centran en el estudio de las migraciones de élite, de los hombres de negocios. Aspectos como la incidencia y repercusión en las economías locales de la implantación y actuación de las comunidades mercantiles, el rol de las estructuras familiares en la organización de las empresas y los intercambios, así como las transmisiones y trasferencias culturales y financieras a través de la progresiva difusión de los instrumentos crediticios y bancarios centran el interés prioritario de las investigaciones. Trabajos, por otro lado, siempre atentos a las propuestas y orientaciones sugeridas en los estudios más recientes.

En las últimas décadas, el interés de la historiografía ha traspasado el interés por el análisis de los mercaderes como grupos sociales a priorizar su faceta individual, su movilidad, su capacidad de focalizar sus actividades económicas a través de la constitución de compañías comerciales y el uso de métodos financieros y contables innovadores y flexibles. Igualmente, las investigaciones se han dirigido hacia su competencia como actores del desarrollo de las redes comerciales, claves en la transmisión de informaciones precisas y fluidas –precios, coyunturas de mercados, riesgos–, y, por tanto, vitales para un eficiente funcionamiento de las empresas individuales, subrayando con ello la decisiva significación del ‘poder del saber mercantil’ (Casado, 2011; Igual, 2002). Las implicaciones son palpables. El desarrollo profesional y afianzamiento de los mercaderes en el espacio europeo lleva de la mano la trasformación de este mismo espacio en relación con las necesidades y exigencias del comercio. Una mentalidad abierta, cosmopolita, promoverá actitudes más asociativas, de cooperación con mercaderes y sociedades en las que prevalecerá la comunidad de intereses. El comercio, en definitiva, es una práctica económica pero también una expresión social.

Esta estrategia de investigación nos ha llevado a desarrollar un proyecto integral recientemente presentado a la Comisión Europea para su financiación dentro del programa Horizonte 2020. Immprove es un proyecto multidisciplinar en el que se propone un análisis intercultural y de larga duración del fenómeno migratorio y de movilidad en el Mediterráneo. Para ello se ha formado un consorcio interuniversitario que integra especialistas en historia social, política y económica desde época medieval hasta la actualidad, arqueólogos, pedagogos, sociólogos y analistas de datos procedentes del ámbito de la física y las matemáticas con el objeto de definir modelos de migración pasados y presentes. Distintos colectivos de investigación de las universidades de Barcelona y Granada, el CSIC, el Campo Arqueológico de Mértola, las Universidades de Estrasburgo, Catania, Mèknes, Túnez y Argel, junto con socios del mundo empresarial y del voluntariado social, han contribuido a diseñar una propuesta cuyo fin último es poder llevar a cabo una valoración de las políticas migratorias actuales a fin de fortalecer su coherencia y efectividad garantizando el cumplimiento de los derechos humanos.

Estas relaciones se pueden ver reflejadas en la participación bilateral en proyectos de investigación, acciones de transferencia de conocimiento y formación conjunta de investigadores, además de diversas publicaciones (López 2013, López y Álvaro 2013, López y Padilla 2010, 2013a y 2013b, López, 2015, López, 2017a, López, 2017b, López, en prensa). Nuestra trayectoria en la investigación arqueológica nos permite integrar en este campo una línea de trabajo que cada vez se desarrolla con mayor vigencia a partir de propuestas diversas en torno a la arqueología de las migraciones. La migración y los movimientos de población han vuelto a retomarse como un tema de gran impacto en los planteamientos de la arqueología más reciente (Anthony 1990, Burmeister 2000, Chapman y Hamerow 1997, Hakenbeck 2008), en buena medida gracias al desarrollo de nuevas técnicas analíticas como la caracterización de los isótopos estables. La reflexión acerca de los procesos de migración desde una óptica arqueológica ha constituido una verdadera revolución (Kristiansen 2014) en la disciplina y nuestro grupo no es ajeno a ella, aun siendo conscientes de las dudas –en ocasiones muy críticas (Jones 1997)– que este campo de estudio puede generar (Anthony 1990, Burmeister 2000).

En cualquier caso, esta disciplina requiere para la época medieval y moderna un esfuerzo de gestión integrada de las múltiples fuentes a nuestro alcance y una aproximación netamente interdisciplinar; de ahí que optemos por construir una verdadera historia mediterránea que permita articular un diálogo fluido entorno a un eje territorial bien delimitado. Es en este sentido que nos parece conveniente hacer hincapié en esta propuesta metodológica que hemos desarrollado a lo largo de los últimos años y que permite a día de hoy explotar de manera transversal las distintas líneas de investigación expuestas.

 

Hacia una gestión integrada de datos

Una constante del GRAMP-UB a lo largo de los años ha sido la preocupación por el desarrollo de una metodología precisa, eficaz y exportable, en el campo de la arqueología medieval que se relaciona con una doble problemática: por un lado con la gestión integrada de las fuentes escritas y materiales; y, por otro, con el desarrollo de metodologías de excavación y gestión del registro arqueológico propias en función de la problemática específica de los yacimientos que son objeto de estudio.

La propuesta metodológica para la gestión de las fuentes de información histórica parte de los trabajos realizados por A. Mauri hace ya una década (Mauri 2006) y la continuación posterior de los mismos gracias a un proceso de investigación continuado por parte de distintos especialistas que se ha materializado en una reflexión teórica y un protocolo de trabajo (Mauri et al. 2012). Las directrices metodológicas que ordenan nuestro proceso de investigación en la actualidad radican en el potencial que nos ofrecen las tecnologías informáticas y de la comunicación, que sugieren un campo de oportunidades hasta hace poco inéditas en relación con las formas de desarrollo y materialización de la investigación histórica, tanto en lo que respecta a los aspectos instrumentales como a las posibilidades del trabajo en equipo e interdisciplinar en un marco nuevo de gestión de la información.

El aprovechamiento sistemático y exitoso de estos nuevos medios a nuestro alcance reclama, sin embargo, un cambio conceptual que va más allá de la creación de nuevas herramientas, sino que requiere de un nuevo planteamiento del proceso de investigación que permita superar la fragmentación del discurso derivada de las fuentes de información utilizadas según estas sean arqueológicas o documentales. Las consecuencias de esta fragmentación del discurso, son especialmente patentes en el campo de la arqueología medieval y, de manera específica en los aspectos relativos a los procesos de poblamiento y feudalización que hemos trabajado desde el GRAMP-UB (Mauri 2006, Álvaro 2012) originando en ocasiones verdaderos discursos paralelos que han sido frecuentemente constatados (Quirós 2007, Zadora-Río 1995).

Además, la incorporación a la investigación histórica del potencial que nos ofrecen las nuevas tecnologías sin superar la fragmentación del discurso en ningún caso debe llevarnos a una mera fascinación tecnológica que añada un nuevo elemento de confusión al problema: el de la herramienta con el objetivo. Dicha confusión, que no contribuye a mejorar ni la calidad ni la eficiencia de la investigación nos lleva a un uso indiscriminado de los recursos a nuestro alcance que no implican un salto cualitativo entre las antiguas tareas manuales y las actuales digitales. Por ello, nuestro trabajo cotidiano aboga por unos requerimientos de la investigación a partir de los cuales el sistema de gestión permite el tratamiento integral de la información independientemente del tipo de fuente en origen a través de un diálogo entre unidades estratigráficas (UE), topográficas (UT) y actores (AC) de los procesos (Mauri et al. 2012), explotando dichos conceptos como unidades mínimas de información y elementos articuladores de la misma (López et al. 2016b: 68).

La descripción de referencias espaciales, con sus asociaciones, así como sus referencias cronológicas y su sucesión en el tiempo tanto de fuentes escritas como documentales se registran de forma minuciosa y su interpretación se complementa con la introducción de metadatos de contextualización y valoración de las propias fuentes, lo que permite la restitución de la estructura original de los datos a la fuente, posibilita el trabajo compartido entre investigadores y garantiza la independencia de los datos respecto de los distintos soportes informáticos utilizados. Es en este contexto metodológico que podemos plantearnos una propuesta interdisciplinar de investigación como el reciente proyecto Immprove o los trabajos actualmente en curso en los yacimientos de Revenga, Santa Margarida, o el poblado de L’Esquerda, entre otros. Del mismo modo, el desarrollo de una metodología de base, nos ha permitido incorporar dichos planteamientos a una dilatada experiencia docente de nuestro grupo en el campo de la arqueología medieval y el estudio de materiales arqueológicos para los periodos medieval y moderno.

La experiencia docente

El GRAMP-UB ha contribuido a la formación de arqueólogos cualificados para el periodo medieval y post-medieval desde una óptica global tanto desde los estudios de la antigua licenciatura en Historia como de los actuales grados de Historia y Arqueología. Debemos tener en cuenta que, para el periodo que es objeto de estudio, no podemos desvincular la formación arqueológica –cada vez más necesaria y con un notable grado de especialización ante los nuevos retos que la tarea investigadora plantea– de una formación integral como historiadores que nos permita construir el relato histórico a partir de una gran multiplicidad de fuentes. A partir de este planteamiento de base nuestro grupo ha desarrollado una amplia tarea docente en las aulas, en el campo de la ceramología y la arqueología medieval, y fuera de ellas, mediante la formación práctica de estudiantes gracias a su incorporación a los trabajos de campo y de laboratorio realizados a lo largo de nuestra trayectoria.

La formación inicial de los arqueólogos, con anterioridad a la existencia del actual plan de estudios de los Grados de Arqueología, quedaba circunscrita a la ya extinta licenciatura de Historia. En este marco docente, desde nuestro grupo se impulsaron distintos programas optativos para la formación en arqueología medieval. Entre ellos, debemos destacar las asignaturas de Arqueología Medieval, Arqueología Medieval de Campo, Cerámicas Medievales I y Cerámicas Medievales II, o Cultura material y registro arqueológico, que con transformaciones y procesos de adaptación en función de las exigencias de los planes de estudios se han consolidado como referentes a lo largo de los años y en muchos casos se mantienen en los estudios de grado.

En un contexto algo más amplio, la experiencia docente de nuestro grupo se ha puesto de manifiesto también en los estudios especializados de Máster y Doctorado a partir de la impartición de asignaturas específicas que reflejaban en cada momento las líneas punteras de investigación del grupo. Así, la asignatura Fuentes materiales para la historia medieval, abogaba por la integración de datos en el planteamiento de base histórica del programa de doctorado titulado Mundo medieval y moderno: últimas líneas de investigación. También la arqueología medieval jugó un papel clave en el desarrollo de algunas asignaturas específicas como Economías y sociedades medievales, impartida a en el curso 2005-2006 o Poblamiento medieval y arqueología experimental, que se llevó acabo en el curso siguiente.

De todas ellas, la propuesta docente entorno a la asignatura de Arqueología Medieval (en la actualidad Arqueología Medieval i Post-medieval) es la que ha mostrado una continuidad mayor a lo largo de los distintos planes. En ella se ofrece una visión diacrónica de la arqueología a partir del momento en que su convivencia con las fuentes escritas empieza a ser una tónica habitual para la investigación. Es por ello que el programa docente se divide en dos bloques impartidos por especialistas. El primer bloque, dedicado al periodo medieval, se inicia con un análisis de esta dicotomía de fuentes y se proponen estrategias para su gestión integrada a partir de la experiencia de los distintos miembros del grupo que la han impartido a lo largo de los años.

Acto seguido los contenidos están agrupados en distintos núcleos temáticos en función de los principales problemas interpretativos que suscitan a la reflexión en nuestro campo: la arqueología del paisaje que incluye los análisis toponímicos y cartográficos, la organización y defensa del territorio mediante castillos y murallas en un contexto feudal, los núcleos de hábitat y producción en los ámbitos rural y urbano respectivamente, los espacios de culto y funerarios y su relación con los procesos de cristianización y feudalización, y finalmente el análisis de los materiales arqueológicos. El segundo bloque presenta los principales problemas de estudio relacionados con la arqueología industrial y contemporánea, articulada especialmente a partir del estudio de la vida cotidiana, los espacios productivos y fabriles y los entornos bélicos de los campos de batalla en el siglo xx. En este sentido, la introducción de la arqueología postmedieval o “industrial” en los estudios de grado ha ampliado el alcance de la disciplina y ha reivindicado la capacidad de las fuentes materiales para un estudio holístico de la historia incluso en aquellos periodos donde contamos de gran abundancia de información escrita. Conviene insistir, pues, en la necesidad de esta gestión integrada de fuentes y, en particular, en trasladar estas necesidades del propio desarrollo de la historia como disciplina  y la metodología propia que de ellas se deriva a las principales líneas formativas de las nuevas generaciones de arqueólogos.

Ciertamente, en este marco preferentemente teórico, los materiales arqueológicos quedan irremediablemente relegados a un segundo plano que los estudios de grado no siempre han llegado a cubrir para el periodo medieval y post-medieval en la actualidad. Las antiguas asignaturas de Cerámicas medievales I y Cerámicas medievales II  establecían un balance adecuado entre la reflexión teórica acerca de los alfares y espacios de producción en el primer módulo y las principales series cronologías y contextos en el segundo con una carga de docencia práctica que permitía al alumno enfrentarse con el estudio del material arqueológico a través de su representación y análisis morfológico y funcional. Esta carencia en los nuevos estudios de grado ha sido suplida por nuestro grupo a partir de una oferta de prácticas de laboratorio que implica el reconocimiento de créditos de libre elección para los alumnos interesados.

De este modo, a la vez que los estudiantes contribuyen en las tareas habituales de la investigación, pueden familiarizarse con las principales líneas de trabajo y reciben una formación complementaria altamente especializada que puede aportar un valor añadido a su proceso de formación. Como resultado del trabajo realizado en nuestro laboratorio, el grupo ha asumido en los dos últimos años la dirección de más de veinte TFG del Grado de Arqueología.

Esta oferta de colaboración entre los estudiantes en formación y el GRAMP-UB se materializa también a través de su participación en los distintos proyectos de excavación arqueológica vigentes en Revenga, Santa Margarida, L’Esquerda i Santa Creu de Roda. En ellos, los estudiantes compaginan los trabajos de excavación con la formación en el procesado de documentación y registro arqueológico y tienen una oportunidad de poner en práctica el oficio y los conocimientos recibidos a lo largo de su formación teórica.

  

Perspectivas de futuro

El GRAMP-UB, como equipo de trabajo, ha sufrido en buena medida muchos de los problemas comunes que afrontan las universidades catalanas en la actualidad: el impacto de la crisis económica, el envejecimiento del profesorado estable o la precarización de los contratos de formación y del profesorado temporal; en nuestro caso, agravados por la pérdida temprana de J.I.Padilla y la posterior jubilación, también temprana de I. Ollich. Esta situación de crisis ha implicado redoblar los esfuerzos por parte de todos para mantener la principales líneas de investigación en activo sin mermar su calidad y excelencia y cumpliendo con los objetivos esperados en lo referente a publicaciones y proyectos de investigación.

En buena medida, hemos cumplido y podemos encarar los próximos años con la perspectiva de profundizar en el conocimiento de las redes de poblamiento y los procesos de cristianización en el Arlanza. Los primeros resultados de esta nueva etapa ya han visto la luz en esta línea (López et al. 2016a y 2016b). La investigación también continua en el ámbito de la cerámica y los procesos productivos  y contamos con nuevos resultados (Travé et al. 2016, 2017) y trabajos en curso que serán publicados en los próximos años. La estrategia prioritaria de nuestras líneas de trabajo en la actualidad pasa por la consolidación de la investigación en esta nueva etapa a través de la obtención de financiación europea, reforzando así se ha llevado a cabo un esfuerzo notable por presentar proyectos de calidad que opten a financiación.

Los objetivos de la investigación en el futuro están claramente marcados y nuestro compromiso con las tareas docentes se mantiene firme. Estas son nuestras directrices de trabajo para continuar ofreciendo unos resultados de excelencia que puedan contribuir a ensanchar el espectro de conocimientos de la arqueología medieval y postmedieval en nuestro país.

Bibliografía

Álvaro K. (2012): El poblamiento altomedieval y sus manifestaciones funerarias en la cuenca del Alto Arlanza (s. IX y XI). Universitat de Barcelona. Tesis Doctoral (DOI: http://hdl.handle.net/10803/80651).

Álvaro K., López M. D., Travé E. (2015): “Una nueva contribución al estudio de la loza barcelonesa decorada en Verde y Manganeso”. Actas do X Congresso internacional a Cerâmica medieval no Mediterrâneo. Silves, 22 a 27 outubro 2012, 900-905.

Anthony D. W., (1990): “Migration in archaeology. The baby and the bathwater.” American Anthropolo­gist, 92, 895-914.

Burmeister S. (2000): “Archaeology and migration. Approaches to an archaeological proof of migration”. Current Anthropology, 41/4, 539-567.

Casado H. (2011), “La formación del espacio económico Atlántico (siglos XV y XVI). Las transferencias de mercancías y símbolos en la ‘Primera Edad Global’”, en J. R. Díaz de Durana, J.A. Munita (eds.), La apertura de Europa al mundo atlántico. Espacios de poder, economía marítima y circulación cultural, Bilbao, Universidad de País Vasco, pp.117-142.

Castillo A. del. (1965): “El manso medieval ‘A’ de Vilosiu”, Homenaje a J. Vicens Vives, vol 1. Universitat de Barcelona, 219-228.

Chapman J., Hamerow H. (1997): Migrations and invasions in archaeological explanation. Oxford: British Archaeological Reports.

Hakenbeck S. (2008): Migration in Archaeology: are we nearly there yet? Archaeological Review from Cambridge, 23/2, 9-26.

Igual D. (2002), “La economía europea desde el siglo XV, o las globalizaciones en el pasado”, Lamusa: Pensamiento, universidad y red, 1, pp.105-113.

Jones S. (1997): The Archaeology of Ethnicity: constructing identities in the past and present. London: Routledge.

Kristiansen K. (2014): Towards a new paradigm? The third science revolution and its possible conse­quences in Archaeology. Current Swedish Archaeology, 22, 11-63.

Llop I. (2003): L’Aljama de jueus de Vic al segle XIII. Orígens i consolidació de l’Aljama (1231-1315). Universitat de Barcelona. Tesis doctoral inédita.

López M. D. (2013): “La compañía Torralba y las redes de distribución de la lana en el norte de Italia (1433-1434)”, A l’entorn de la Barcelona medieval. Estudis dedicats a la Dra. Josefina Mutgé Vives, Barcelona, CSIC, pp.313-332.

López M.D. (2015), “El comercio interno. Ferias y mercados. La redistribución a través de los caminos terrestres, fluviales y el tráfico de cabotaje”, Martí l’Humà, el darrer rei de la dinastía de Barcelona (1396-1410). L’Interregne i el Compromís de Casp, Barcelona, Institut d’Estudis Catalans, pp.501-517.

López M.D. (2017a) “Catalan maritime expansión in the Western Mediterranean (12th-15th centuries”, The Sea in History. The Medieval World, Reino Unido, Boydell & Brewell, pp.294-304.

López M.D. (2017b), “Migraciones de élite: milicias catalanas en territorios hafsíes a finales de la edad media”, Échanger en Méditerranée. Recueil d’études en hommage à Sadok Boubaker, Túnez, Latrach Édition, pp.63-76.

López M.D. (en prensa), “El Magreb medieval, un espacio de convergencia económica:  la concurrencia de operadores mallorquines e italianos en las principales plazas magrebíes a finales de la edad media”, C. Picard, D. Valérian (eds.), Espaces et réseaux en Méditerranée. Mutations et fin des réseaux, Paris, Editions Bouchène.

López M.D. (en prensa), “La guerre du Détroit, une guerre pour le contrôle des réseaux à longue distance à travers le Détroit”, L. Callegarin, D. Valérian,  Le Détroit de Gibraltar, à la croisée des mers et des continents (Antiquité – Moyen Âge), Madrid, Casa de Velázquez.

López M. D., Álvaro K. (2013): “Taxation and Privateering in the Medieval Mediterranean: The Conformation of Privateering Regulations and its Application on the Island of Mallorca”, Journal of Maritime Research, 10/3, 13-22.

López M. D., Álvaro K., Travé E. (2016a): “Rock-cut cemeteries and settlement processes at the Upper Arlanza Basin (Burgos, Spain): A late antique and early medieval landscape analisis”. Zephyrus, 78, 173-191.

López M. D., Álvaro K., Travé E. (2016b): Yacimiento Arqueológico de Revenga. Iglesia, necrópolis, aldea, Diputación de Burgos.

López, M.D., Padilla, J.I. (2010), “La consolidación de una nueva estrategia en las relaciones entre la Corona de Aragón y el Magreb Hafsída; El tratado de 103 y sus perspectivas mercantiles”, Anuario de Estudios Medievales, 40/2, pp.665-689.

López M. D., Padilla J. I. (2013a): “Mallorcan merchants in Medieval Maghreb: mercantile strategies in the port of Honein in the mid-foorteenth century”, Mediterranean Historical Review, 28/2, 141-165.

López M. D., Padilla J. I. (2013b): “El mercado mallorquín y el control fiscal de las comunidades italianas (siglo XIV)”, La Corona catalanoaragonesa, l’Islam i el món mediterrani. Estudis d’història medieval en homenatge a la doctora Maria Teresa Ferrer i Mallol, Barcelona, CSIC.

Mauri A. (2006): La configuració del paisatge medieval: el comtat de Barcelona fins el segle XI. Universitat de Barcelona. Tesis doctoral. (DOI: http://hdl.handle.net/10803/2065).

Mauri A. Travé E. Del Fresno P. (2012): “An Integrated Implementation of Written and Material Sources – Conceptual Challenge and Technological Resources”, en Ollich I. (ed.) Archaeology, New Approaches in Theory and Techniques, InTech. ISBN 978-953-51-0590-9, 41-64.

Ollich I. (1988): Camp i ciutat a la Catalunya del segle XIII. Vic, Eumo.

Ollich I., Cubero C., Ocaña M., Rocafiguera M. (2013): “Arqueobotànica i arqueologia experimental. 20 anys de recerca agrícola a l’Esquerda”, Tribuna d’Arqueologia, 2012-2013, 282-303.

Ollich I., Rocafiguera M., Ocaña M., Cubero C. (2013): “L’Esquerda, 20 anys de conreu experimental”, en Palomo A., Piqué R., Terradas X., Experimentación en arqueología. Estudio y difusión del pasado, Serie Monogràfica del MAC-Girona, 25.2, 347-354.

Padilla J. I. (1982) “La necrópolis de Santa Creu dels Joglars (Osona)”. Necrópolis i sepultures medievals a Catalunya. Annex a Acta Mediaevalia/1. Barcelona, 155-156.

Padilla J. I. (1983). La cerámica gris en el ámbito de la Cataluña medieval: Los hornos de cerámica de Casampons. Universitat de Barcelona. Tesis doctoral inédita.

Padilla J. I. (1984): “Contribución al estudio de las cerámicas grises catalanas de época medieval: el taller, los hornos y la producción de Casampons”, Ceràmica grisa i terissa popular de la Catalunya Medieval. Acta Mediaevalia, annex 2. Barcelona, 99-143.

Padilla J. I. (1995): “Elementos para una reflexión histórica acerca de los alfares de cerámicas grises en Cataluña”, Actas das 1ª Jornadas de Cerâmica Medieval e Pós-Medieval, métodos e resultados para o seu estudo (1992). Tondela, 115-127.

Padilla J. I., Álvaro K. (2013): “Los asentamientos altomedievales del Alto Arlanza Burgos). El despoblado de Revenga”, Pyrenae. Revista de Prehistòria i Antiguitat de la Mediterrània Occidental, 44/1, 11-41.

Padilla J. I., Álvaro K. (2012): “Arquitectura religiosa y necrópolis rupestres entre el alto Arlanza y la cabecera del Duero (Ss. IX-XI)”. Hortus Artium Medievalium. Journal of the International Research Center for Late Antiquity and Middle Ages. University of Zagreb, Croatia, 445-459.

Pratdesaba A. (2015): El procés de fortificació i reocupació del territori a Catalunya entre els rius Ter i Llobregat en època altmedieval i carolíngia. El cas de l’Esquerda, segles VIII-X. Universitat de Barcelona. Tesis doctoral (DOI: http://hdl.handle.net/10803/394096).

Quirós J. A. (2007): “Las aldeas de los historiadores y de los arqueólogos en la Alta Edad Media del norte peninsular”, Territorio, Sociedad y Poder, 2, 65-86.

Riu M. (1971). “Campaña de excavaciones en el ámbito del antiguo monasterio de Sant Llorenç de Morunys (Lérida)”, Noticiario arqueológico hispánico, XVI, 455-513.

Riu M. (1972): “El taller de ceràmica medieval de Santa creu d’Ollers”, Boletín arqueológico. IV. Tarragona: Sociedad Arqueológica Tarraconense, 253-265.

Riu M. (1975a): Excavaciones en el poblado medieval de caulers. Mun. Caldes de Malavella, prov. de Gerona, Madrid, 82p (Excavaciones arquológicas en España, 88).

Riu M. (1975b): “Estaciones de época medieval en el término municipal de Saldes”. Noticiario Arqueológico Hispánico, Arqueología III, 272-290.

Riu M. (1984a): “El municipi de Sant Sebastià del Sull, al municipi de Saldes, i la seva rotonda”, Urgellia, 6, 245-284.

Riu M. (coord.) (1984b): Ceràmica grisa i terissa popular de la Catalunya Medieval. Acta Mediaevalia, annex 2, Barcelona.

Riu M. (1985): “El municipi de Sant Sebastià del Sull, al municipi de Saldes. Segona part: excavacions arqueològiques”, Urgellia, 7, 221-279.

Riu M. (1987): “El municipi de Sant Sebastià del Sull, al municipi de Saldes. Tercera part: Darreres campanyes d’excavacions arqueològiques i conclusions generals”, Urgellia, 8, 151-210.

Riu M. (1990): “Talleres y hornos de alfareros de cerámica gris en Cataluña”, Fours de Poitiers et testares médiévaux en Méditerranée Occidentale. Série Archéologie. XII. Madrid, Publicaciones de la Casa de Velazquez, 105-115.

Torrabadella R. (2000): Aplicació dels Sistemes d’Informació Geogràfica (SIG) per a l’estudi del territori en època medieval. La plana de Vic a la fi del s. IV i a principis del X. Un exemple d’articulació i distribució de la població a Catalunya en època alt-medieval. Treball de DEA inèdit. Universitat de Barcelona.

Travé E. (2009): Producció i distribució d’una terrisseria medieval: Cabrera d’Anoia. Universitat de Barcelona. Tesis doctoral (DOI: http://hdl.handle.net/10803/2072)

Travé E., López M. D., Álvaro K. (2014): “Circuitos de distribución de cerámica culinaria en el noreste peninsular: una aproximación territorial a partir del estudio analítico de vajilla utilitaria”. Arqueología y Territorio Medieval, 21, 125-153.

Travé E., López M. D., Álvaro K. (2014): “Tecnología de producción y organización de los alfares de cerámica culinaria en la Cataluña Medieval: Una aproximación a la implantación y transmisión de técnicas”. Archeologia Medievale, 41, 349-368.

Travé E., López M. D., Álvaro K. (2017): “La ceràmica grisa de Sant Miquel de la Vall: Una reflexió sobre la circulació i intercanvi de ceramic grisa a la Catalunya Medieval”. Imago Temporis. Medium Aevum, (en prensa).

Travé E., Quinn P. S., López M. D., Padilla J. I. (2014): “One hundred sherds of grey: Compositional and Technological Characterization of Medieval Greyware Pottery Production at Cabrera D’Anoia, Catalonia, Spain”, Archaeological and Anthropological Sciences, 6, 397-410.

Travé E., Quinn P. S., López M. D. (2016): “To the vicinity and beyond! Production, distribution and trade of cooking greywares in Medieval Catalonia, Spain”. Archaeological and Anthropological Sciences, 8/4, 763-778.

Vives M. (2007): L’evolució històrica de la xarxa viària entre el Llobregat i el Foix, desde l’època romana fins el tercer decenni del segle XX. Universitat de Barcelona. Tesi doctoral. (DOI: http://hdl.handle.net/10803/2604).

Zadora-Río E. (1995): “Le village des historiens et le village des archéologues”. E. Monet (ed.), Campagnes médiévales. L’homme et son espace. Études offertes à Robert Fossier. París, 145-153.